La EM no me frena para formar parte de mi familia

Ina, 58, Países Bajos

Vivo en Nieuw Unicum, un centro de los Países Bajos que presta atención a personas con EM progresiva. Desde que me mudé aquí, soy mucho más independiente. Me pueden ayudar con las tareas que más energía consumen, como levantarme de la cama y ducharme, de forma que puedo concentrar mi energía en las cosas que más me gusta hacer. Para mí, esto es calidad de vida.

Cuando vivía en casa con mi marido, dependía mucho más de él, pero en Nieuw Unicum todo está a mano, por lo que puedo desplazarme hasta allí por mí mismo y acceder al tratamiento adecuado.

 

Ahora he perdido el uso de mi brazo derecho, por lo que estoy recibiendo fisioterapia en Nieuw Unicum para entrenarme y ser zurda, lo que me proporciona aún más independencia. Aunque ya no puedo, paso tiempo como voluntario en la granja y participo en un taller creativo, donde hago obsequios y decoraciones de temporada para vender.

Mi familia lo pasó mal cuando decidí mudarme a Nieuw Unicum, pero ahora pueden comprobar todo lo que ha mejorado mi vida. Ahora que mi marido no se tiene que encargar de mí, sólo soy parte de la familia y podemos hacer cosas juntos.