La EM no me frena para aprender cosas nuevas

Marcia, 58, Brasil

Me diagnosticaron EM hace 18 años. Mis primeros síntomas fueron problemas de visión y realmente me asusté ante la idea de poder de perder la vista, porque siempre me ha gustado la lectura.

A veces tengo problemas para caminar, por lo que en Navidad me compré un andador nuevo. Algunas personas piensan que es un carrito de la compra o para llevar a las mascotas. Hay gente que dice que es demasiado grande y feo, pero no me importa. Lo que importa es que me hace sentir seguro.

Trabajaba de gerente de banco pero tuve que retirarme por la EM. Eso significaba que tenía más tiempo para estar con mis hijas. También comencé a usar mi tiempo para estudiar nuevos temas como historia, sociología, astrología, cocina y pintura. Hace unos años una de mis hijas me preguntó «¿por qué no te apuntas a la universidad?» ¡Así que lo hice!

 

Cuando estudiaba historia en la universidad, mis compañeros se dieron cuenta de que hablaba y escribía bien, así que me animaron a escribir un libro. ¡No pensé que sería capaz de hacerlo, pero lo hice, y ahora estoy escribiendo un tercer libro!

La EM me ha ayudado a vivir mejor. No me frena para aprender cosas nuevas. La EM me ha dado la oportunidad de hacer más por mí misma, adquirir conocimientos y ser mejor persona.