La EM no me frena para pasar tiempo con mis hijas.

Twan, 41, Países Bajos

Hace nueve años me diagnosticaron EM primaria progresiva. Trabajaba de enfermera de atención en el hogar, pero cuando el trabajo se hizo demasiado exigente físicamente, tuve que dejarlo.

Fue entonces cuando comencé a participar en la creación de un programa de atención a distancia digital para Nieuw Unicum, un centro en los Países Bajos especializado en la atención a las personas con EM progresiva. Ahora ofrezco demostraciones sobre cómo funciona el servicio y las ventajas de su uso. Si pudiera haber trabajado desde casa antes, habría seguido trabajando durante más tiempo y habría tenido menos sensación de parecer una carga. Sólo necesito la tecnología necesaria para poder trabajar.

 

Llevo 18 meses recibiendo el apoyo de enfermeras en Nieuw Unicum a través del programa de atención a distancia digital.

La fatiga es uno de los síntomas más molestos de la EM y el tener que desplazarme me deja sin energías, por lo que este tipo de atención es ideal y me permite usar mi valiosa energía en casa con mi familia.

Mi esposa trabaja, así que yo me ocupo de las tareas del hogar y estoy en casa para cuidar de nuestras hijas cuando vuelven del colegio. Seguir sintiéndote útil es muy importante. Mi actitud y mi creatividad me mantiene activo.