La EM no me frena para tener fuerza interior

Shruti, 46, India

La EM no me frena. No me frenó cuando me diagnosticaron la enfermedad, a pesar de que en ese momento tenía hijos muy pequeños. De hecho, me impulsó a llevar una vida más productiva, pasara lo que pasara. La EM me ha dado muchas cosas buenas. Gracias a ella he descubierto quiénes son mis verdaderos amigos y lo fuerte que puedo ser mentalmente.

Trabajo en una escuela y soy voluntaria en la Asociación de la Esclerosis Múltiple de la India (MSSI, por sus siglas en inglés), pero la imposibilidad de predecir los días buenos y malos me impide trabajar a tiempo completo. Siento no ganar lo suficiente a pesar de poder hacer un trabajo fantástico.

Los problemas en la vejiga y la falta de sueño son un escollo en mi vida, especialmente cuando viajo. Se me cansan los ojos fácilmente, de forma que leer me resulta incómodo. Hay días en los que la fatiga me hace sentir tal agotamiento que me machaca. Echarme la siesta o descansar un poco me ayudan, y realizar ejercicios de respiración suave y rezar apaciguan mi hiperactividad mental.

 

La fuerza de voluntad y el sentido del deber son mi motor. Creo que es importante ser tu propia fuerza mental y emocional, sentirte independiente.

Ahora bien,compartir lo que pienso, mis miedos y mi ansiedad con amigos cercanos me ha ayudado a sobrellevar la situación. La satisfacción y paz interior que encuentro cuando alguien que padece EM me dice que se siente bien después de hablar conmigo, me reportan un gran alivio.